SISTEMA DE ALERTA FITOSANITARIA DEL ESPARRAGO.

Roya del Espárrago

La Roya puede causar defoliación prematura de la planta lo cual incide además en un mayor riesgo de enfermedades de la corona y raíz. Es una enfermedad autoica (un hospedero), produciendo cuatro tipos de esporas que pueden causar infección. Las basidiosporas que permanecen en los rastrojos y causan infecciones desde la primavera; posteriormente se producen las aeciosporas que bajo la influencia de humedad produce las uredosporas que son las más peligrosas para altas infecciones y las cuales son favorecidas por temperaturas de 20-22 ºC lo cual puede ocurrir desde mediados del verano, aunque se dice que a 15 ° C con un período de tres horas con alta humedad (>90%) es necesario para la infección inicial, pero la infección máxima se produce con alta humedad por nueve horas (Universidad de Illinois, 1990).

Síntomas de la enfermedad

Este hongo produce pústulas sobre los tejidos de tallos y hojas del espárrago. Las pústulas son de tipo eruptivo y color marrón claro a rojizo (fase propagativa en forma de uredosporas) que cambia a color oscuro-negro (fase de conservación o telia). Ésta se forma cuando hay condiciones adversas para el desarrollo del patógeno, tales como humedad relativa baja o cuando el follaje inicia su maduración.

El polvillo que se observa son esporas especiales (uredosporas) que llevan a cabo la infección y presionan desde el interior de la epidermis, produciendo las pústulas. Desde que penetran hasta la aparición de pústulas transcurren de 10 a 14 días.

La enfermedad se encuentra distribuida en todas las áreas productoras de América y aun en las regiones semidesérticas puede llegar a constituir un problema de consideración, por lo que es importante su oportuna detección y control.

Las esporas requieren de alta humedad relativa sobre el follaje o presencia de rocío, y las temperaturas óptimas están entre los 20-30 grados centígrados. Es muy importante considerar las condiciones anteriores para determinar medidas preventivas para su combate, ya que al desarrollarse una epidemia del patógeno, es muy difícil su control.

Chicharra Cantadora

Este insecto ha causado serias preocupaciones entre los productores de espárrago en los últimos años, debido a que bianualmente se presentan poblaciones de adultos muy abundantes. Sus poblaciones son más apreciables cuando emergen del suelo las ninfas maduras para mudar a insectos adultos, y dejan en el suelo los orificios de salida, así también las exuvias o “cascarones” de la muda quedan sobre las plantas de espárrago. Además, el canto ruidoso que producen los machos para atraer a la hembras hace aún más evidente su presencia. La chicharra provoca daños directos de dos formas: 1. El que ocasiona la ninfa o forma inmadura de las chicharra al succionar o alimentarse de las raíces y 2. El daño ocasionado por la hembra adulta al ovipositar sobre el follaje y quebrar aquellas ramas terminales donde oviposita. El primer caso es el más importante de los daños. La ninfa recién eclosionada del huevecillo (del tamaño de una “hormiguita”, de color casi transparente y difícil de apreciarla a simple vista) cae al suelo desde las ramas del espárrago donde fueron depositados los huevecillos por la hembra, e inmediatamente se introduce al suelo para ubicarse y empezar a alimentarse de las raíces carnosas del espárrago succionando para alimentarse y crecer hasta completar su desarrollo de varias veces su tamaño inicial (0.2 cm a unos 2 a 2.5 cm), durante varios años. La succión de savia por las ninfas debilita la “corona” del espárrago y agota las reservas de azúcares necesarios para que la planta produzca suficiente follaje necesario para la producción de carbohidratos y otros fotosintatos, los cuales a su vez definirán la cantidad y calidad de turiones a cosechar en próximos ciclos.


Ciclo de vida de la Chicharra Cantadora

Además del daño directo, la ninfa o inmaduro provoca otro daño de tipo indirecto, ya que al “chupar” de las raíces de la planta ocasiona heridas que se constituyen en vías de entrada para patógenos del suelo como el hongo Fusarium; este hongo provoca secazón de coronas de las plantas de espárrago en el mediano plazo de manera irremediable, y junto a la chicharra son considerados los dos problemas fitosanitarios más importantes de este cultivo en Caborca. También debe considerarse, que el daño reiterado o acumulado de varios ciclos por este insecto termina por reducir la vida útil de las esparragueras hasta un 30 a 40 %, con la consecuente reducción de la rentabilidad de la inversión en el establecimiento de una plantación de espárrago.


Tamaño Chicharra Cantadora


Muda de una Chicharra Cantadora.

En varios trabajo sobre control de chicharra realizados por el INIFAP en Caborca y la experiencia que se tiene con esta plaga se ha visto que para reducir sus poblaciones de manera importante se requieran realizar varias prácticas de combate de manera integral, y no asumir que con la sola aplicación de insecticidas al suelo antes de que la ninfa de primer instar caiga al suelo. Es decir envenenar el suelo y la planta en la primera quincena de Julio. De esta manera, una proporción importante de ninfas recién eclosionadas serán eliminada antes de que ocasionen daño, además de que esta etapa de desarrollo de la chicharra las posibilidades de eliminarlas son mayores por ser una etapa más susceptible, y así también en el corto y mediano plazo se protege la fauna insectil benéfica ya que la selectividad sobre otros insectos benéficos por insecticidas convencionales aplicados al suelo puede ser mayor en la relación a la aplicaciones aéreas

Fuente: López, C.A. 2002. In: Tecnología para el manejo del Espárrago en el noroeste de Sonora. Folleto técnico No. 6. INIFAP-CECAB. Caborca, Sonora.

Gusano Soldado

El gusano soldado, es la larva de la palomilla nocturna, Spodoptera exigua, ha cobrado gran importancia en los últimos años debido a su proliferación en muchos cultivos, tal vez provocada por la dificultad de su control con los insecticidas convencionales. La larva es de color verde con líneas longitudinales de un tono más claro y dos puntos negros a los lados de la parte anterior del cuerpo. Su ataque comprende un sinnúmero de cultivos agrícolas, aunque se le combate más en las hortalizas. El adulto, una palomilla café grisáceo, deposita sobre las hojas masas de huevecillos recubiertas por pelos blancos, de los que salen las larvas a alimentarse gregariamente mientras son jóvenes, carcomiendo las hojas; ya más grandes las perforan y, por último, los gusanos grandes se dirigen a los frutos, devorándolos desde el interior y provocando su caída.



Gusano Soldado



Ciclo de vida del gusano Barrenador